A balón parado

El imposible caso de Chivas TV


¿Dónde están los defensores a ultranza de Chivas TV? Tras lo que ha sido una experiencia como usuario más bien deficiente, con caídas de la señal frecuentes e inoportunas, con rarezas como esas de que del minuto 80 el partido se reubique de forma inesperada 20 minutos antes...

¿Dónde están, repito, los defensores a ultranza de este proyecto?

¿Habrá alguien de los que compran con su tarjeta de crédito el abono mensual o anual, o la membresía por partido, que no se sienta defraudado cuando se presentan en su dispositivo este tipo de fallas?

¿Seguirán sosteniendo que es más importante el haberse alejado de la malévola Televisa que la calidad y la "gratuidad" de la señal?

Si algo puede uno sacar en claro de Chivas TV es lo improvisado del proyecto, pero hasta donde podemos recapitular no estamos hablando de problemas generados por los productores de la señal o por los narradores o analistas involucrados en la transmisión de los partidos. Estamos hablando de variables que escapan al control de cualquier directivo.

Se trata de lo que cualquier usuario medianamente intenso de internet en el país sabe: no hay soporte suficiente para permitir que miles de personas estén conectados a un mismo evento. Por llamar las cosas de una forma.

¿Cómo van a resolver esta situación? Es un tema de infraestructura. ¿Van a pedir que se pongan más antenas para que la cobertura territorial de verdad sea total y no nada más cosa de anuncios propagandísticos? ¿Van a incrementar el ancho de banda y adquirir servidores que permitan que millones de usuarios reciban un servicio con la misma calidad?

Chivas TV parece un caso imposible de resolver. La presión de parte de la Procuraduría Federal del Consumidor se ha incrementado además, advirtiendo que no solo se tiene que devolver el dinero a los inconformes, sino indemnizarlos con un 20 por ciento de lo que pagaron.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo