A balón parado

La igualdad que no gusta, pero que termina disfrutándose

Hay dos formas, más o menos objetivas, para determinar un pronóstico serio en un enfrentamiento de Liguilla.

Primero, el antecedente directo entre los equipos que se verán la cara. Sí, el último partido jugado entre ellos y el contexto en el que se dio, los protagonistas y rendimientos del mismo.

Segundo, el estado que guarda cada uno de los equipos, que bien puede medirse revisando el rendimiento en, por ejemplo, los últimos seis partidos.

Pongamos estos dos criterios sobre la serie de Liguilla que se presenta como la más atractiva y saquemos conclusiones.

 El América vs Pumas tiene como antecedente la victoria de los universitarios, en el Estadio Azteca, por la mínima diferencia, en el último minuto. Fue en la fecha 7 y el juego era el segundo que dirigía Guillermo Vázquez tras llegar de sustituto de José Luis Trejo.

En cuestión de rachas, el América ha ganado sólo uno de los últimos seis partidos. Ha empatado dos más y perdido los restantes tres. Es decir, ha conseguido apenas 5 de los 18 puntos en disputa.

Los Pumas, en cambio, consiguieron 9 de esos 18 puntos. Dos victorias, 3 empates y sólo una derrota.

 Aunque pueda sonar obvio, los números indican que los duelos de hoy en la noche y el sábado por la tarde, serán todavía más cerrados de lo que fue aquel 0-1 en el Azteca… Y que, por supuesto, un equipo, el América, ha ido a la baja… Y el otro, los Pumas, han subido su rendimiento y efectividad.

Por ellos quienes están convencidos de que los de Memo Vázquez pueden eliminar a los de Mohamed no están volando gratuitamente.

La forma en la que los números pueden ser superados en el futbol es con carácter, con ambición o de plano por actos imposibles de contemplar como es el caso de los errores arbitrales o de cualquiera de los protagonistas.

Lo único verdadero es que este sistema que define al campeón del futbol nacional desde que yo tengo memoria, permite igualar de un día para otro, lo que de otra forma sería imposible.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo