A balón parado

Las raras dudas que genera Hirving Lozano

Me hubiera gustado ver más a Hirving Lozano en una liga como la española, a donde se dijo podría llegar con el Celta de Vigo. Pero es cierto que el futbol holandés se ha convertido en una fuente donde pescan los grandes clubes europeos. Así que reflectores no le van a hacer falta al habilidoso delantero enrolado con la selección mexicana de futbol que participa en la Copa Confederaciones.

No deja de sorprenderme, sin embargo, que un jugador con las características de Lozano no sea considerado para llegar de forma directa a alguno de esos grandes equipos compradores de talento.

Cuando Miguel Herrera adelantó hace algunas semanas que se había enterado que sería el Manchester City el equipo que compraría al ex atacante del Pachuca, la historia se me hizo absolutamente creíble.

Algo pasa con los intermediarios o agentes o promotores de los mexicanos últimamente. No venden igual que lo que lo hacen quienes manejan a talentos brasileños, argentinos o uruguayos. Tampoco venden como aquel o aquellos que fueron capaces de colocar de forma directa a Javier Chicharito Hernández con el Manchester United.

Yo creo que Lozano ha mostrado más cosas a nivel internacional y nacional de lo que lo había hecho el ex jugador del Guadalajara, hoy con futuro incierto pues todo indica que no seguirá con el Bayer Leverkusen.

Ignoro si de verdad Hirving tuvo tantos compradores. Por lo que veo habría que cuestionar esta versión, propalada por la propia directiva del Pachuca.

Según se ha publicado el mexicano llegará al PSV con un contrato un poco raro. Comprada su carta de transferencia en un 60 por ciento por los holandeses y el Pachuca manteniendo el 40 por ciento restante. Disque porque así se cubren en caso de que Lozano sea adquirido por uno de los grandes en una futura compra venta.

Pronto veremos (aunque el futbol holandés no se ve tanto como el español en la televisión mexicana), de qué está hecho este muchacho.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo