A balón parado

¿De qué está hecho el "Piojo" Herrera?

Hace ya varios días, a la luz de las carencias que quedaron reflejadas en el León tras perder ante el Emelec ecuatoriano, el presidente de este equipo, Jesús Martínez Murguía, cuestionó el plan de trabajo de la selección mexicana de futbol.

   Sugirió el directivo que no tenía ningún caso que jugadores de su plantel fueran convocados para trabajar en un “microciclo” de preparación las próximas semanas, sin partido formal a la vista.

   No sabemos qué decidirá Miguel Herrera, un entrenador que sabe defender sus convicciones. En principio no tendría que ceder en su idea de contar con los jugadores que así lo desee (de los que actúan en la Liga MX) para afinar su proyecto de juego rumbo a Brasil 2014.

   Pero en este medio nunca se sabe. La tradición es que todo termine armándose de acuerdo a la intensidad de las presiones de personajes o clubes que sólo defienden sus particulares intereses.

   El próximo miércoles 2 de abril, el Tri jugará en Phoenix contra la selección de Estados Unidos. La lista de convocados tendría que ser dada a conocer entre hoy y mañana. Ahora se habla de que Herrera tendría que dejar libres a jugadores como el portero Jesús Corona y el delantero Oribe Peralta. Todo porque tienen compromisos “importantes” con sus respectivos clubes, el Cruz Azul y el Santos Laguna.

   Creo yo que la selección no está para repartir concesiones. El trabajo programado debe de ejecutarse con rigidez pues lo que está en juego será dentro de muy pronto lo más notable.

Cruz Azul enfrentará el partido de ida de una de las semifinales de la Concachampions, contra los Xolos de Tijuana. Se trata, por supuesto, de un juego trascendente, pero es en estos momentos cuando se debe poner a prueba el apoyo jurado al Tri.

   Vamos a ver cómo reaccionan desde Héctor González Iñárritu, pasando por Ricardo Peláez y finalmente Miguel Herrera. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo