A balón parado

¿Cómo hacer para que siempre sea Liguilla?

El gran reto para la Liga MX es encontrar la manera de que la gran mayoría de los partidos que cada fin de semana le dan forma, se jueguen con la intensidad con la que se juega la Liguilla.

   ¿Qué tienen qué hacer los dirigentes de esta organización para lograrlo? Sólo ellos lo saben, pero tienen que encontrar una respuesta rápida, con imaginación pues el formato actual genera un espectáculo muy por debajo de su potencial.

   Eso no debe tolerarse. Si tienes la fuerza de generar algo tan bueno como es el futbol que se juega en la fase final, no puedes resignarte a tener 17 jornadas con tan poco emotividad.

   Los directivos de la Liga MX no deben de estudiar sólo el modelo administrativo de las competiciones como la inglesa, la española, la alemana o la italiana… deben de indagar el alma de esas Ligas y luego copiar o imitar eso que genera tanta pasión y éxito.

   Les adelanto que eso que debe de buscarse y encontrarse está dentro del terreno de juego. Empieza, transcurre y termina con los jugadores, con su manera de entregarse, con la motivación que encuentran para mantenerse en los límites de la alta exigencia deportiva.

  Entrenadores y jugadores, sin duda alguna los directivos que influyen en determinar estilos de juego, deben tener sesiones intensas de trabajo en donde les quede claro que un mejor futuro económico y profesional para ellos empieza jugando de la forma en la que lo hacen cuando realmente buscan el título o le vida competitiva está realmente en juego.

   Pero lo que debe de ayudarles y casi casi obligarles es un nuevo sistema de competencia que haga que en cada partido de verdad se juegue algo… Vamos, sería entonces mejor que en lugar de dos torneos al año con sus dos respectivas Liguillas, mejor se jugaran cuatro torneos al año en el formato de eliminación directa… Pero eso sería casi un absurdo. Así que mejor hay que pensar mucho más en reales opciones.    

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo