A balón parado

Hay que hacer bien las cuentas, al Tri sólo le quedan 20 días

Al final todos coinciden en la selección mexicana de futbol en que lo que se vivió la noche del miércoles pasado en Atlanta, contra la selección de Nigeria, fue un verdadero ensayo de lo que les espera en la inminente Copa del Mundo.

Así me lo dijeron, en charlas breves, pero sustanciosas, Justino Compeán, Ricardo Peláez y Héctor González Iñárritu. Así lo reconoció también el entrenador Miguel Herrera en la conferencia posterior al empate a cero contra los africanos, en la sala de conferencias del Georgia Dome.

   Todos, insisto, contentos de haber enfrentado a un rival que resultó muy útil y al que no le alcanzó para ganarle a los mexicanos pese a tener un gran arranque, con varias posibilidades de meter el primer gol.

¿Pero qué debe hacer la selección mexicana de futbol para evitar que ya iniciado el Mundial un rival no te haga daño real en tu portería (sobre todo al arranque del juego), que no venga una caída de moral y, sobre todo, para meter las dos, tres o cuatro oportunidades claras que pudiste generar?

En eso es en donde Herrera y compañía tendrán que enfocarse. El próximo partido de preparación, el del 2 de abril en Phoenix contra la selección de Estados Unidos, no servirá de nada para pulir estos detalles. Si acaso, ayudará al Piojo a resolver las últimas dudas que tenga sobre el llamado o no de jugadores que actúan en la Liga local.

Será hasta la segunda o tercera semana de mayo cuando dispondrá de los 23 convocados finales. Hasta entonces, como ya lo reconoció él mismo, dispondrá de unas 20 sesiones de trabajo efectivas, muchas horas de vuelos y cuatro partidos más de preparación, para evitar que su defensiva se vea fácilmente rebasada y desarticulada en jugadas a velocidad... Y para trabajar lo que se pueda afinar, a estas alturas, en el campo de la efectividad ante la meta rival, un mal endémico en el futbolista mexicano. Sólo logrando avances claros y concretos en estos dos campos se puede pensar en triunfos ante Camerún y Croacia. 

http://twitter.com/rocampo