A balón parado

¿Qué hacemos? Chivas tiene razón, pero la selección también

Me parece terrible que Chivas se niegue a prestar a los jugadores que requiere Juan Carlos Osorio para enfrentar el partido de preparación del próximo 10 de febrero en Miami, contra la selección de Senegal.

Me parece terrible, pero lo entiendo. El argumento que esgrime la directiva rojiblanca es inatacable: no se trata la del día 10 de febrero, de una "Fecha FIFA".

Cuando no es "Fecha FIFA" los equipos no están obligados a prestar a sus jugadores a las selecciones. Así pasa, por ejemplo, con los mexicanos que actúan en equipos europeos. Simplemente ya ni son considerados. Y nadie dice ni reclama nada.

Lo que seguirá tras esta enfática negativa de la directiva de las Chivas será una negociación entre José Luis Higuera y Jaime Ordiales, principales colaboradores de Jorge Vergara, con Santiago Baños, el director de selecciones nacionales. A lo mejor en lugar de 4 llamados, terminan acordando solo 2.

El acuerdo al que lleguen me parece improcedente e innecesario. Y es que simplemente no debería de existir. O la selección nacional deja de jugar estos partidos de preparación (para algunos críticos llamados "moleros") o se le quita presión a las Chivas y a cualquier otro equipo, postergando sus partidos o definitivamente eliminando el descenso.

Lo que sea, pero se tiene que buscar una solución estructural. Algo que impida que se vuelva a repetir una problemática de este tipo.

Adelantando un poco esta discusión, es evidente que la selección no va a dejar de funcionar como hasta ahora, con varios partidos amistosos al año en los Estados Unidos que dejan muchísimo dinero que el futbol mexicano requiere. Así que el tema se debe de mover por la Liga MX. Esta es la que tiene que encontrar caminos para que nadie se vea o declare afectado. Chivas tiene razón, pero también la selección.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo