A balón parado

Higuera, la copia chafa, corriente e inoportuna de Jorge Vergara

No me preocupa la locuacidad de José Luis Higuera, el trastocado CEO de Grupo Omnilife y de las Chivas. Lo que me aterra es su nula originalidad, lo que convierte en patéticos sus intentos de convertirse en el ocurrente provocador que sí resultó su jefe, Jorge Vergara, hace ya algunos años.

El dueño de los rojiblancos, seguramente lo recordará usted, inauguró toda una estrategia para posicionarse como un elemento revulsivo en un medio futbolístico soso y dormido. Se le ocurrió, a él sí, publicar desplegados (que luego se convirtieron en frases en twitter), recurriendo a frases duras, irónicas e ingeniosas en las que jugaba con ciertas debilidades de algunos de sus rivales más emblemáticos.

El recurso generó molestias, incomodó sobradamente y provocó algunas reacciones de queja, pero también animó a varios a responderle… Hasta que todos terminaron por aburrirse pues el asunto se volvió un tanto predecible.

Que venga ahora José Luis Higuera a intentar rescatar algo parecido, pero insisto sin la originalidad y sin la creatividad con la que lo hizo su jefe, no viene al caso. Sus intentos de chiste son malos, devienen en burla y esto es corriente e impropio en cualquier cultura deportiva.

Además no se sostiene y termina ante la réplica, disculpándose. Esto hizo al menos con el América, cuando Ricardo Peláez respondió con furia su intento de burla ante la derrota de las Águilas en la final contra los Tigres.

El domingo se burló también de los Pumas, a los que su equipo derrotó de forma inmerecida la noche del sábado pasado en Guadalajara.

Este hombre sale sobrando en las Chivas que tan buenas sensaciones generan por el trabajo que desde la cancha viene realizando el argentino Matías Almeyda. Su inoportuna “iniciativa” tuitera demuestra su poca inteligencia. No es momento de atacar o provocar a los rivales, sino de ensalzar, con sensibilidad, las fortalezas del club al que está representando. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo