A balón parado

No es el grupo imposible, aunque va a estar duro

No le fue mal a la selección mexicana de futbol en el sorteo de la Copa del Mundo. Croacia y Camerún serán rivales complicados, pero no imposibles, como sí se antoja resultará el otro rival, la anfitriona selección brasileña.

Habrá quienes recuerden que el Tri está acostumbrado a dar buenos partidos ante los brasileños y es cierto, quedará cuando menos la idea de que pudiera darse una gran sorpresa, así lo que se termine alcanzando con ellos sea el empate.

Un boleto entre tres. Seguramente es lo que estarán pensando también los entrenadores de Croacia y Camerún.

Tendrán tiempo Miguel Herrera y Ricardo Peláez para estudiar muy bien a los europeos y africanos. Para no confiarse, pero tampoco para tenerles miedo.

Camerún sigue amparado en el veterano Samuel Eto’o, ahora en el Chelsea y a quien le pidieron cambiara su decisión de retirarse de la selección. Por ahí destaca Alex Song, suplente en la media cancha del Barcelona.

Pero del lado de Croacia fluye el talento. Luka Modric, en el Real Madrid; Mario Mandzukic, en el Bayern Múnich; Ivica Olic, en el Wolfsburgo; Ivan Rakitik, en el Sevilla.

En fin.

Y cuando digo que no le fue mal es porque le pudo ir al Tri peor. El grupo de Uruguay, Italia e Inglaterra, ése que le tocó a Costa Rica.

O qué tal que hubiera caído en el sector en el que quedaron España y Holanda.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo