A balón parado

La grilla que afeó la Copa

Podrán argumentar lo que sea, pero me parece espantosa esta falta de sincronía con la que la Copa Mx integró las semifinales del torno... Una serie, la que enfrentó al Monterrey contra el América en esta semana, la otra, la que pondrá cara a cara al Pachuca contra el sorprendente Atlante, en otra...

Y lo que es más delicado, si como todos los pronósticos indican, son los Tuzos los que llegarían a la final contra los Rayados, eliminando al representante de la Liga de Ascenso, pues esta se tendría que postergar hasta que el Pachuca regrese de su participación en el Mundial de Clubes. Es decir, diciembre bastante entrado.

Faltó mano firme para evitar este desvarío en dos episodios. Y cuando esto termina afectando a un patrocinador tan importante para el futbol mexicano como la cervecera que le da nombre al torneo, pues todavía más debería de ser juzgado como un asunto importante y ponerle el sello de irrepetible.

Uno puede entender que el traumatizante terremoto del pasado 19 de septiembre resquebrajó la normalidad en todo el país y que la suspensión de toda actividad de la Liga era lo que procedía.

Pero a todo mundo quedó claro que hubo decisiones caprichosas que debieron ser evitadas con una autoridad encargada de salvaguardar la credibilidad de la competición. Hubo espacio para que se emparejaran las series y la final se jugara en plazos lógicos.

Aunque les cueste reconocer a los directivos de la Liga Mx y de la propia Federación Mexicana de Futbol, la grilla que empieza a dividirlos (esas grabaciones ocultas que han circulado dicen mucho de esto), ha cobrado facturas como esta.

Hay que estar a la expectativa. Los dueños del balón han sabido llevar la fiesta en paz en los últimos 20 años al menos. Ojalá tengan la capacidad de seguir dominando sus instintos y entender que la mejor forma de desarrollar su negocio es seguir unidos, aunque sea en lo fundamental.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo