A balón parado

De verdad están muy graves

No hay mayor drama en el mundo del futbol en estos momentos que el que viven los argentinos con su selección nacional en serio riesgo de quedarse fuera de la Copa del Mundo Rusia 2018.

Ni el hecho de tener al que para muchos es el mejor jugador del mundo, le ha resultado suficiente a los albicelestes. Hoy amanecieron en el sexto lugar de una tabla de 10 representativos.

A falta de un solo partido para que concluya esta eliminatoria los argentinos no alcanzan ni el repechaje. Tendrán que ganar en Quito, el próximo martes, lo que no les resulta nada sencillo.

Pero además de sumar tres puntos, tendrán que esperar la combinación de resultados de cuando menos dos partidos: el Perú vs Colombia y el Brasil vs Chile.

Con algo de suerte, pero sobre todo con capacidad futbolística, Argentina podría terminar con 28 puntos hasta en el segundo lugar de la tabla.

Pero dudo mucho que alguien en Argentina se quiera mostrar tan atrevido. Lo que su equipo ha mostrado, aun con la llegada a la dirección técnica de Jorge Sampaoli, es patético.

No saben meter goles. Aunque suene increíble siquiera pensarlo. No solo Messi hace que la albiceleste suene temible en ataque en el papel. Muchos otros jugadores: Paulo Dybala, para no ir más lejos. Pero no la meten.

Así que pensar que esta disfuncional escuadra otorga garantías de triunfo en un campo, como en el que juegan los ecuatorianos de locales, con una altitud de 2,850 metros sobre el nivel del mar, es como ponerse a hacer cuentas alegres.

Hay que observar cómo procesan todos en Argentina, empezando por los jugadores, esta vergonzosa sacudida. Ni con su pueblo fervoroso apoyándolos desde las tribunas de La Bombonera fueron capaces de ganar.

Alguien tiene que lograr una reacción. Por el momento no ha podido hacerlo el flemático e intenso entrenador (campeón de la Copa América dirigiendo a Chile), ni la máxima estrella del futbol mundial. De verdad están graves.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo