A balón parado

El gran misterio de la fianza desconocida

Es cierto que nadie le puede imputar a la Liga MX responsabilidad por lo que hoy pasa con los Gallos Blancos y los Delfines y los líos judiciales en los que está inmiscuido su propietario, Amado Yáñez.

   Pero lo que sí se le puede exigir a la organización que preside Decio de María es que actúe de forma expedita en defensa de sus afiliados, término que les gusta emplear para referirse a entrenadores, jugadores, asistentes y personal administrativo.

Lo primero es que desde lo más alto de esta instancia se garantice que todos ellos reciban a tiempo su salario. Si quien tiene que hacerse responsable de esto es el gobierno federal, que intervino administrativamente las empresas de Yáñez, pues que sea el presidente de la Liga MX el que esté encabezando este pedido. Que no salga Decio de María con que está esperando que le llamen del SAE (Sistema de Administración y Enajenación de Bienes). Que sea él el que tome la iniciativa y pregunte cuándo y cómo los integrantes de estos dos planteles (y al parecer otros dos de la Segunda División), van a recibir su dinero.

Uno esperaría como mínimo esta iniciativa. Quizá sea mucho pedir una segunda acción, pero creo que está muy al alcance de la mano. ¿Qué pasa con la fianza que le exigieron a Amado Yáñez para garantizar la operación de sus equipos? ¿Por qué no utilizarla ya?

Pareciera que las fianzas en el futbol profesional mexicano son un mito genial. ¿Cómo está eso de que no se pueden ejercer de inmediato? ¿Quién determina en qué momento se debe hacer efectiva?

Si se tiene esta herramienta a la mano, y se sabe ya que los jugadores y otros empleados pertenecientes a los equipos de Yáñez no han cobrado desde que se congelaron las cuentas del empresario (hace mes y medio), ¿qué esperan para hacerla efectiva?

Ya que después la Liga MX o la FMF hagan cuentas con el SAE o la propia Secretaría de Hacienda.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo