A balón parado

Si no es un gran Clásico ahora, no sé para cuándo

Tiene que ser un gran Clásico el del próximo domingo entre las Chivas y el América.

El equipo dirigido por Gustavo Matosas está verdaderamente urgido de un triunfo y si no traiciona su estilo saldrá a atacar con todo a los rojiblancos.

No veo ninguna otra posición de salida del América. No los veo temerosos, ni especulativos, o esperando a ver qué hace el rival para entonces definirse.

Si el América no gana o pierde en el Omnilife puede quedar fuera de las posiciones que dan acceso a la Liguilla. Y los dos últimos partidos que le tocarían enfrentar no son nada sencillos: contra Toluca, de local y contra el Atlas, de visitante.

Chivas tiene en el gran equilibrio que les ha proporcionado el Chepo la posibilidad de contener la agresividad del rival y responder haciendo daño no sólo en contragolpes, sino a partir de ganar la posesión de la pelota.

Pese a perder la final de la Copa MX, con un equipo conformado por suplentes, las Chivas pueden retomar para el Clásico el buen nivel mostrado en ese juego por de Aldo de Nigris.

Creo que el Clásico debe empezar a ganarse desde los apuntes tácticos, buscando cómo sorprender al entrenador adversario. Ahí se debe de ver la calidad de los directores técnicos.

Que vean lo que hizo Ancelotti en la formación del Real Madrid para poder vencer al Atlético de Madrid que tanto se les había complicado.

Lo que no puede ser es que impere en los aficionados la idea de que no va a pasar gran cosa y que en el juego que cerrará la Jornada 15 la tarde noche del domingo, lo más probable es que se registre un empate. Esa es la sensación que genera en los últimos años este partido.

Está en manos de Matosas, sobre todo, romper con esta idea. Pero el Chepo le debe dar continuidad y responder. Para que se arme la fiesta se necesitan al menos dos.

Si no es en esta fecha, con tantas cosas en juego para los dos equipos, no veo cuándo.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo