A balón parado

Al futbol europeo no le asustan las consignas políticas

Me llama mucho la atención la forma en la que el futbol europeo hizo suya la espontánea campaña de solidaridad surgida tras el terrible atentado terrorista en París del miércoles pasado.

La frase “Je suis CHARLIE” (Yo soy Charlie), en referencia a los 12 integrantes del satírico semanario Charlie Hebdo asesinados por dos integrantes de Al Qaeda, se difundió a través de pancartas y carteles en multitudinarias manifestaciones callejeras.

Bueno pues esa leyenda fue retomada sin rubor alguno por personajes del futbol como el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, quien en el palco del Camp Nou el sábado pasado, con motivo del duelo que su equipo sostuvo contra el Atlético de Madrid, mostró abiertamente el cartel referido.

Pero lo verdaderamente destacado es que el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hizo lo mismo en la muy difundida entrega del Balón de Oro el lunes pasado.

Aclaro primero que nada que celebro estas dos acciones, aunque no me chupo el dedo y sé que seguramente forman parte de una acción poco sincera y sí muy bien preconcebida en el marco de lo que se volvió políticamente correcto.

Pero bueno, la reflexión gira en torno a comparar esto que hicieron cuando menos estos dos personajes de primer orden del futbol mundial (habría que sumar los minutos de silencio que se cumplieron antes de empezar los partidos del fin de semana pasado), con lo que sucedió en el futbol mexicano cuando se quiso rendir homenaje a los 43 estudiantes masacrados en Ayotzinapa, Guerrero.

¿Lo recuerdan? Multa cuando menos a un equipo por permitir la presencia de mantas con esa leyenda en las tribunas. Y algo también difícil de entender: el silencio de los principales personajes, empezando por el entrenador de la selección mexicana de futbol, Miguel Herrera.

¿Entenderán hoy en el futbol mexicano que no siempre hablar de política, sobre todo cuando se trata de denunciar la violencia, está mal?  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo