A balón parado

La frágil estabilidad del otro Tri mundialista

Es casi un misterio el despido o destitución, de Sergio Valdeolmillos como entrenador de la selección mexicana de basquetbol varonil.

El Comité Olímpico Mexicano y la Conade argumentan que el entrenador español que condujo y dirigió a nuestra representación nacional en el pasado Mundial, simplemente no se puso en contacto con ellos. Esa fue seguramente la razón por la que tanto Carlos Padilla Becerra como Jesús Mena presentaron ayer al estadunidense Bill Cartwright, ex estrella de los Toros de Chicago de la NBA, de 54 años, como el sustituto de Valdeolmillos.

El punto que choca es que el coach español, querido y respetado por los jugadores de la selección, asegura que tiene contrato hasta julio del 2015.

Todo indica que Valdeolmillos se convirtió en un personaje incómodo para quienes dirigen el deporte en México, sobre todo por lo que declaró tras la eliminación ante la poderosa selección de los Estados Unidos. Aquella noche, después de la derrota en Barcelona, pidió respeto a su persona y resolver problemas de logística que los llevaron a realizar giras internacionales sin el respaldo económico debido.

Es cierto que las exigencias de Valdeolmillos, consideradas desproporcionadas o exageradas, y además manifestadas por canales inadecuados, llevaron a tomar esta decisión. Pero también se argumentó que el entrenador no haya entregado un informe que, asegura, nunca se le había pedido. Hay todo un tema también sin cerrar que es el cobro de un sueldo libre de impuestos pues Sergio alega que él ya paga éstos en su país.

El problema es que esta decisión de relevarlo amenaza seriamente la frágil estabilidad de una selección conformada por jugadores muy hechos a Valdeolmillos. Empezando por la gran estrella Gustavo Ayón no están nada contentos de que no se les haya tomado en cuenta y habrá que esperar a conocer si deciden volver cuando se avecinan torneos como el Preolímpico para Río de Janeiro 2016, que se llevará a cabo en 2015.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo