A balón parado

El oprobio de prohibir las denuncias de Football Leaks

Me parece atroz que un juez español haya decidido impedir a 12 medios de información europeos publicar las revelaciones de Football Leaks, relacionadas con los clientes del despacho Sen-Ferrero.

¿Quiénes son los clientes de este bufete legal en cuestión? Pues nada más y nada menos que Cristiano Ronaldo y su representante, Jorge Mendes.

¿De qué información se trata?

De algo delicadísimo: de ingresos multimillonarios que el futbolista ha cobrado en los últimos años por contratos publicitarios, mismos que todo indica no declaró a la Hacienda española, sino que destinó a fondos de inversión situados en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas, en el mar Caribe.

El argumento del juez consiste en que esos documentos que dan sustento a esta denuncia periodística, son robados, u obtenidos de forma irregular.

Estamos pues ante toda una diatriba de carácter moral y, también, por supuesto, ética.

¿Qué tendría que proceder en los mismos términos legales en los que a los seres humanos nos gusta situarnos, aunque sea muchas veces de forma tan hipócrita? ¿Qué no procede hacer caso a lo que el documento ilustra y atender de forma urgente la inconsistencia? Después que se revise de dónde y cómo es que Football Leaks se ha hecho de esta información… Y lo que proceda.

Esta información relacionado con Cristiano Ronaldo y Jorge Mendes, también otra que incluye en esta misma estrategia lavadora de dinero al croata Luka Modric, por cierto, la hemos podido conocer gracias al diario El Mundo (difundido en México en un suplemento todos los días en MILENIO Diario). El Mundo felizmente seguirá publicando la información que considere debe aportar sobre este caso y otros relacionados con este tema.

La justicia española tendrá que hacer un caso legal esta denuncia e investigar si Cristiano, Mendes, Modric y los más que resulten involucrados, son culpables. Lionel Messi, no hay que olvidarlo, tuvo ya que pagar y de forma severa por un caso de evasión fiscal parecido.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo