A balón parado

Lecciones que Cantú debe tomar sobre rotaciones

Dice Guillermo Cantú, el secretario general de la Federación Mexicana de Futbol, que las rotaciones llegaron para quedarse en el futbol.

El directivo, quien se atribuye la contratación de Juan Carlos Osorio para entrenador de la selección mexicana de futbol, dijo esto para defender el proceso del colombiano y para salir al frente contra quienes se empeñan en identificar en este asunto los principales males del representativo nacional con este director técnico.

Cantú, quién fue jugador profesional y tuvo buenos momentos con el Atlante que dirigió Ricardo Antonio La Volpe, hace bien en hablar de futbol. Debería inclusive propiciar y participar en un debate serio y profundo sobre este asunto que tan polémico ha resultado.

¿En una selección nacional aplica de verdad esto de que las rotaciones llegaron para quedarse?

No hay que confundir a nadie. Ya de por sí es reducido el aficionado al futbol en México que entiende a fondo este tipo de conceptos.

Las rotaciones llegaron para quedarse es cierto... pero en los equipos de futbol que participan en Ligas en donde están sometidos a un rol de partidos hasta excesivos... la Liga, la Copa del Rey, la Champions o la Europa League... por hablar del caso español... O siendo generosos hasta de la Liga Mx, que al calendario regular de partidos ha añadido los de la Copa Mx.

Aquí se justifica que un entrenador haga cambios y mueva su alineación para dar descanso a sus figuras, para evitar el desgaste físico.

No es el caso de una selección nacional. Lo que se requiere en un combinado nacional es compenetración, definición de roles y de jerarquías. Mientras más jueguen los mismos, incluidos no sólo los once de arranque sino sus variantes, mejores resultados se obtendrán.

Las selecciones nacionales exitosas actúan de esta manera partido tras partidos, sean oficiales o de preparación.

¿Tiene elementos el señor Cantú para desmentir esto que escribo? 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo