A balón parado

La final que verán pocos… Pero una final honesta

La final de la Copa Mx estará prácticamente secuestrada, ya que solo se podrá ver por la raquítica señal de Chivas Tv... Pero, en cambio, la credibilidad del campeonato mexicano de futbol, de sus árbitros y demás actores, se ha ido al cielo.

Contra lo que pensaban algunos, nadie favoreció a los Rayados del Monterrey para que ganaran el partido que jugaron anoche en la capital neoleonesa. Nadie metió mano negra para impedir que los rojiblancos, que tan bien dirige el argentino Matías Almeyda, llegaran a la final de este torneo que no le importa a nadie hasta que algún equipo se queda con el título.

La final de la Copa Mx se jugará en Guadalajara, entre las Chivas y el Morelia. Solo se podrá ver por la señal de televisión por internet ya referida. Esa que tantas broncas e incomodidades ha generado desde que se situó como la única plataforma para ver en México los juegos del equipo más popular de nuestro futbol.

No espero ningún cambio en esto en los próximos días. La Liga Mx o la propia federación Mexicana de Futbol, se han sometido a lo que quiere Jorge Vergara, el propietario de las Chivas. No sobra recordar que este torneo, desde que nació en esta versión, ha sido materia de difusión abierta por cualquiera de las televisiones de paga o "gratuita" que se interese en ello.

¿Qué van a hacer Vergara y su colaborador José Luis Higuera ahora? ¿Van a otorgar un reconocimiento a los árbitros por la honestidad con la que actuaron, marcando un penal (por lo demás claro), en los últimos momentos en contra de Rayados? El penal que tras ser ejecutado con acierto se convirtió en el gol con el que ganaron.

Creo que estos valores, por más obvio que resulte que lo bueno debe de verse con normalidad, deben de ser reconocidos. Sobre todo por tantas cosas ligadas a la incapacidad y a la ¿deshonestidad? de esos señores encargados de impartir justicia en el terreno de juego.

Qué bueno que se recorran estas rutas de credibilidad.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo