A balón parado

Lo que Donald Trump destruya la FIFA lo volverá a unir

La Copa del Mundo de futbol del 2026, la que marcará el gigantismo de este evento al ampliarse de 32 a 48 selecciones participantes, será organizada por la Concacaf. Y lo que parecía hasta hace algunas semanas como un imposible empezará a cobrar forma con carácter oficial este lunes 10 de abril.

México, Estados Unidos y Canadá anunciarán su candidatura conjunta o al menos se pondrán a trabajar en ese sentido a los largo de los siguientes meses.

Si esto es aceptado por la Asamblea General de la FIFA, será el primer campeonato del mundo que se lleve a cabo en tres países. Todo cobra sentido. Un Mundial con tantos equipos participantes como este del 2026 rebasaba cualquiera de los escenarios montados anteriormente. Uno puede anticiparse y pensar que cada uno de los tres países tendrá 6 de los 18 grupos de tres representativos que ya se anunciaron... y claro, no una sola inauguración: por qué no, habrá tres. Si se trata de armar show hagámonos de una vez a esta idea.

Supongo que no habrá debate alguno para que Estados Unidos se queden con la gran final y para que las dos semifinales se repartan en la capital mexicana y en alguna de las grandes ciudades canadienses. Todos contentos. Qué maravilla: lo que Donald Trump quiere desbaratar el gran negocio del futbol se encargará de mantenerlo unido.

Lo que viene es adentrarnos en el mundo de los números y los dineros. Los permisos, los cuadernos de cargos salvajes que impone la FIFA y que para economías tan dispares como las de los tres países pueden generar enormes retos a superar.

En nueve años el Estadio Azteca será obsoleto y viejo, pese a la última renovación marcada por los 50 años de vida de este inmueble. Y tras la elección presidencial del 2018, si es que gana como muchos presuponen o pronostican Andrés Manuel López Obrador, pudieran darse también escenarios adversos al involucramiento de presupuesto federal para fines como los que marca un mundial de futbol.

Ya veremos qué sucede, pero lo interesante es que esto se mueve sobre escenarios difíciles de imaginar hasta hace unas semanas.   

rafael.ocampo@milenio.com

 twitter@rocampo