A balón parado

Fidel Kuri Grajales se pitorrea de la Federación Mexicana de Futbol

Nada demuestra más la falta de autoridad de la Federación Mexicana de Futbol que la rebeldía con la que se comporta, ante sus designios, el propietario del equipo Veracruz, Fidel Kuri Grajales.

El señor Kuri Grajales, político de filiación priista, ha encontrado la manera no solo de rebasar los límites éticos que la FMF ha impuesto para que el futbol no sea utilizado políticamente, sino que se pitorrea de los mismos.

Pero en la FMF no pueden hacer nada pues cada que este hombre ha incurrido en faltas flagrantes a sus códigos y reglamentos, y recibe un castigo (suspensión de sus actividades como directivo), encuentra la manera no solo de seguir manejando a su equipo, sino de hacerse presente en el estadio y meterse a la cancha.

Es más que evidente que Kuri Grajales está usando la imagen de los Tiburones Rojos en la campaña política rumbo a la elección del 4 de junio próximo.

En la pasada elección para gobernador, la que terminó con el triunfo del panista Miguel Ángel Yunes, el 5 de junio del año pasado, Kuri Grajales hizo abierta campaña por Héctor Yunes Landa, el candidato de la coalición que agrupó el PRI. Eso no es algo que a la FMF le debería de afectar en nada, el problema es que lo hizo utilizando en muchas ocasiones, de forma abierta y desafiante, a su equipo de futbol, diciendo que si ganaba el candidato panista se iba a llevar al equipo de futbol de su sede en el puerto.

En fin. Sobran los actos y dichos con los que Kuri Grajales ha mandado el mensaje de que no está dispuesto a acatar los límites éticos que le ha impuesto a sus agremiados la FMF.

¿Qué van a hacer y cuándo el presidente de este organismo y sus demás miembros destacados para impedirlo?

Si estaban esperando que los Tiburones Rojos descendieran para librarse de Kuri Grajales, ese plan ya dejó de ser una opción. Kuri Grajales puede ser un presidente municipal y además un integrante de su asamblea.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo