A balón parado

No faltó malicia, hizo falta ambición

Creo que se equivoca Miguel Herrera si asume que lo que le faltó a su equipo para completar la gran obra que estaban escribiendo el domingo pasado en Fortaleza, fue sólo “malicia”.

   Esto ni siquiera tendría que ser considerado como un valor, bajo los hechos que se estaban registrando en la cancha. La selección mexicana de futbol no requería de marrullerías, de perdidas de tiempo, de fingir lesiones o de aventar balones a la tribuna para eliminar a los holandeses.

Lo que el Tri debió hacer, aprovechando el cansancio del rival que parecía muy incómodo por el calor reinante, era tirar para adelante, ganar en intensidad y ambición, buscar y conseguir otro gol para hablar en términos llanos y puros.

Si lo había podido lograr tras una gran primera parte y un arranque del segundo tiempo extraordinariamente efectivo, la lógica indica que debió de haber seguido así.

Además el equipo era local ese día, tenía el apoyo incondicional de miles de seguidores en las tribunas.

Por esto nadie entendió el momento en el que Herrera decidió sacar de la cancha a Giovani y meter en su lugar al que resultó casi un fantasma, Javier Aquino. El ex cruzazulino, ahora jugador del Villarreal, puede resultar efectivo por la banda cuando se acompaña de un lateral o un volante y triangula… Pero solo, pues sucede lo que todos vimos.

En fin… Como sea celebro que Miguel no se centrara, a su regreso a la Ciudad de México, en los errores arbitrales para explicar la derrota. Parece que hay una idea ya inicial de autocrítica que ojalá sea completada utilizando los conceptos adecuados.

Creo que si algún entrenador de los que ha tenido la selección mexicana de futbol en los últimos Mundiales puede hacer esa revisión puntual de aciertos y errores, es Miguel. La irrefutable valentía que presentó el Tri como valor en esta Copa del Mundo tuvo su origen en el carácter atrabancado y decidido del Piojo, así que hay que confiar en que pronto llegue éste a verse ante el espejo. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo