A balón parado

Lo que le faltaba a Chivas, que Almeyda se vaya

No sé qué tan desesperada se encuentre la Asociación del Futbol Argentino como para pensar que Matías Almeyda pueda convertirse en el entrenador de su selección.

Recordemos que la albiceleste se quedó sin entrenador luego de que renunciara Gerardo Tata Martino, días después de que su equipo perdiera la final de la Copa América Centenario. El ex entrenador de Newell’s Old Boys y el Barcelona decidió irse por la desunión y debilidad que manifiesta la máxima organización del futbol argentino.

Pero bueno, ese no es el tema. Lo que sorprende es que Almeyda aparezca como candidato y que salga a decir que tiene una cláusula en su contrato que le permitiría dejar a las Chivas.

Si eso dice de verdad su contrato que vivo. ¿Quién hubiera pensado que se daría una situación que reclamara a Almeyda como candidato a dirigir la selección de su país?

Ya veremos.

Lo que de entrada hay que apuntar es que si Almeyda se va sería una terrible noticia para las Chivas. Con este hombre han adquirido consistencia y solidez, lo que en este equipo no ha resultado fácil en los últimos años.

Además a Jorge Vergara le cuesta trabajo encontrar a los directores técnicos que le regresen algo valioso. El propietario de Omnilife ha mantenido a Almeyda en los momentos más duros, dando la cara por él y adelantando su compromiso por este proyecto.

Sería terrible que Almeyda se tuviera que ir y que Vergara hubiera firmado esa cláusula que le permite su salida de una forma tan sencilla.

No ayuda nada a las Chivas estar ahora con esta incertidumbre.

Pero bueno, es momento de que la directiva del Guadalajara, tan autosuficiente siempre, empiece a imaginar un plan con otro entrenador. Quizá alguien con el mismo perfil. A ver de dónde lo sacan.

Sin que se haya ultimado nada, ya la historia suena un poco cruel para un hombre que apostó, como nunca, por la continuidad de su entrenador. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo