A balón parado

La extrema debilidad de Jorge Vergara

No había visto en los últimos años a un propietario de equipo de futbol más acorralado que Jorge Vergara.

 El dueño de las Chivas del Guadalajara ha tomado la decisión de traer de regreso a Néstor de la Torre, y seguramente con éste, a José Manuel de la Torre, para intentar salir de una crisis de resultados que avergüenza a sus aficionados y ha puesto en riesgo más que serio al club de descender de categoría.

Con estos dos hombres Chivas fue campeón, pero por razones que nunca quedaron del todo expuestas terminaron por salir del equipo, en principio confrontados seriamente con Vergara y sus procedimientos intervencionistas.

En la larga ausencia de los dos De la Torre (hermanos), se registró un desfile casi incontable en todos los cargos directivos de Chivas y en entrenadores del primer equipo... A todos les fue terriblemente mal.

Con las aguas del descenso en el cuello ya, Vergara ha tenido insisto que tragarse por completo los argumentos que lo hicieron prescindir de los De la Torre.

Por lo que se sabe, Chepo y Néstor han puesto como condición para aceptar su regreso, autonomía y libertad total. No quieren ya que nadie, empezando por Vergara (aunque suene extremo), esté marcándoles línea en temas que son de absoluto dominio de quienes están ahí para mandar sobre todo lo que impacte en la cancha.

En principio esa libertad está garantizada pues Vergara lo ha nombrado presidente. Vamos a esperar a ver cómo se mueve el organigrama en las próximas horas, en dónde queda y haciendo qué Rafael Puente del Río. Vamos a ver qué presupuesto también destina el propietario de Omnilife (esa sí tarea exclusiva de él) para buscar refuerzos que realmente aporten.

La nota ahora es la debilidad de Vergara, obligado a recurrir nuevamente a personajes casi proscritos en el club hasta antes del viernes pasado. Y además dispuesto a acatar lo que le pidan.

Como sea, creo que hizo lo correcto. Ahora sí, Vergara dejó de experimentar y fue por los que realmente le dan garantías.   

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo