A balón parado

Esto es lo que no explica y no controla 'Nacho' Ambriz

Emplazado a explicar qué es lo que le pasa a su equipo, Ignacio Ambriz aterriza en lo obvio: "Está fallando la defensa"... O recurre a términos un tanto ambiguos, muy de enterados y expertos: "Se nos alargó el equipo".

Con ello salió el entrenador del América a hablar de la goleada que sufrieron la noche del martes ante el superlíder León. La tercera derrota en los últimos cuatro partidos. 0-1 contra los Tigres... 1-2 contra las Chivas y este 3-0.

Ahhhh también recurrió a la frase tan sobada de: "Este momento que vivimos ahora demuestra que no éramos tan buenos como decían hace unas semanas... Ni tan malos como se empieza a decir ahora".

Ambriz tiene que ser más original y profundo. No es ya un novato en estas lides de la dirección técnica. Ha dirigido a varios equipos: las Chivas, el Querétaro... Ahora al América... Estuvo de auxiliar de Javier Aguirre en España.

Creo que debería centrarse en explicar con honestidad e inteligencia una faceta muy desagradable que se viene observando en algunos de sus dirigidos: la indisciplina.

En ese partido contra el León, hay un episodio que debe rescatarse para su análisis. Lo protagonizó enteramente el defensor Miguel Samudio. Fue en el segundo tiempo cuando el paraguayo hizo una entrada, de esas catalogadas con los tacos por delante, sobre la pantorrilla de Elías Hernández. El árbitro debió de haberlo expulsado, pero sólo lo amonestó. En lugar de agradecer la magnánima decisión, se volvió un energúmeno. Se fue contra el árbitro, contra el jugador agredido... Y mantuvo esta actitud el resto del juego, atreviéndose a burlarse del árbitro cuando consideró que tomaba decisiones en contra de su equipo. Burlándose aplaudiéndole en su cara, junto a su compañero Osvaldo Martínez...

Esto es lo que no explica y no controla Ignacio Ambriz. Y esto es lo que está propiciando la caída del América.


rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo