A balón parado

El experimento más riesgoso y absurdo

No había tenido en su proceso como seleccionador Miguel Herrera, experimento más absurdo y riesgoso que el que sostendrá mañana el Tri contra el representativo de Estados Unidos en el Alamodome de San Antonio.

¿Qué garantías de triunfo o de buen juego puede otorgar una selección parchada, plagada además de jugadores que en años normales no serían ni siquiera una tercera o cuarta opción en una lista de convocados coherente?

Se peca de soberbio cuando se considera y se le quiere hacer sentir a la gente que cualquiera que sea llamado al equipo nacional, por ese sólo hecho, tiene un nivel competitivo destacado.

Mañana el rival es nada más y nada menos que el representativo de Estados Unidos, un equipo más compenetrado, que si bien se dará el lujo de contar con algunos jóvenes, cuando menos en un 70 por ciento es el mismo plantel con el que viene jugando el entrenador Jürgen Klinsmann desde que fue designado en el cargo, el 29 de julio del 2011.

Se corre el riesgo pues de sufrir una derrota hasta estrepitosa contra el rival menos indicado para experimentar lo que nadie entiende bien qué se quiere experimentar.

¿O alguien sabe qué se busca mañana? ¿A los titulares para la Copa América de Chile? Creo que no… ¿A los suplentes que irán a la Copa Oro? … Mmmmmm, como que tampoco. ¿Resolver algunas pequeñas dudas de un entrenador que como Miguel presume de tener todo bajo control?

Bueno, por ello digo, que si es esto, el riesgo es demasiado. La lista de 19 jugadores que designó el Piojo, ni siquiera permite un interescuadras. Ni el número, ni el calendario pues los jugadores se juntaron el domingo por la noche tras jugar con sus equipos el fin de semana… Entrenaron ligero ayer lunes, viajaron por la tarde… Hoy reconocerán el campo de juego y mañana jugarán…

Este tipo de partidos nunca son pertinentes, pero llegan a tener cierto sentido cuando se cuenta con un plantel titular en plena forma, jugadores que se conocen con los ojos cerrados. Evidentemente, no es el caso. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo