A balón parado

Los exitosos bajitos mexicanos en Chile

Hasta jugando mal o no tan bien la selección mexicana Sub 17 consigue avanzar en los mundiales de futbol de esta categoría. El próximo jueves disputarán en Chile una de las semifinales, ante el representativo de Nigeria.

Tras conseguir los títulos del 2005 y del 2011, y el subcampeonato del 2013, México es ya una selección respetada que empieza a ganar con el nombre. El juego de cuartos de final contra Ecuador lo terminó ganando 2-0, pero por muchos momentos del partido el equipo dirigido por Mario Arteaga fue inferior.

Pero lo importante es que hay elementos en el equipo muy destacados. Empezando por el portero Abraham Romero, un espigado muchacho de 1.89 que ha presentado varias paradas espectaculares... En la defensa sobresale el lateral izquierdo Ulises Torres, que se perderá por desgracia el duelo ante los nigerianos por acumulación de tarjetas amarillas. Destaca también el central Bryan Salazar, habitual suplente que salió de titular ayer por la suspensión de su compañero Venegas.

En la media cancha los dos contenciones son muy buenos, el número 6 Alan Cervantes y el número 8 Pablo López... Por las bandas los dos Kevins, Lara y Magaña... Adelante Claudio Zamudio y Eduardo Aguirre.

Casi todos los jugadores chaparritos, bajitos de estatura, pero muy técnicos y entregados, habilidosos también. Todo un sello de este equipo.

Estoy seguro que con un sistema que privilegia el control de la pelota, la buena circulación de la misma... Uno que privilegia la movilidad, le van a plantear un muy buen partido a los nigerianos y que tienen reales posibilidades de pasar a la final.

Hay que cuidar a estos chamacos y eso implica no sólo darle continuidad al proceso de trabajo que abarca un Mundial Sub 20 y unos Juegos Olímpicos en categoría Sub 23... Implica también tener espacio para ellos en los planteles de primera división de los equipos que pagaron y pagan por su formación. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo