A balón parado

¿Quién esperaba esto del Pachuca?

Sorprende el Pachuca en esta Liguilla. Desde el arranque de la fase regular del torneo este equipo dio muestras de talento indiscutible, pero pocos esperaban que un plantel plagado de tantos jóvenes (apuntalado sólo por veteranos como Óscar Conejo Pérez y Walter Ayoví), fuera capaz de llegar tan lejos como ahora apunta.

   Los Tuzos dirigidos por el experimentado Enrique Meza están a un paso de la final, pues enfrentarán el próximo sábado en Torreón al Santos Laguna con una ventaja de dos goles.

   Anoche en su estadio, el Pachuca dio una muestra de juego equilibrado: un ataque preciso ante una de las defensivas más débiles y una defensa oportuna contra la ofensiva más temible del futbol mexicano, nulificando a delanteros como Oribe Peralta y Darwin Quintero.

   Los Tuzos no son el América de Mohamed y seguramente sabrán pararse de forma agresiva en el duelo de vuelta en el Estadio Corona. Podrán los laguneros hacer uno o dos goles, pero difícilmente se irán con la meta invicta y como, en caso de empate en el marcador global, los goles de visitantes cuentan doble, pues de inmediato habrá que considerarlos favoritos para llegar a la final.

   Los de Meza son capaces, está visto ya, de lo mejor y de lo peor. Estuvieron a nada de quedarse fuera de la Liguilla, perdiendo 3-0 contra el Querétaro el último partido de la fase de clasificación… Y ¿cómo olvidar esa gesta? En menos de 20 minutos fueron capaces de remontar anotando 4 goles.

   Pero muy propio de los equipos talentosos, pero inexpertos, de pronto, cuando se espera de ellos una gran exhibición, salen con todo lo contrario y terminan haciendo el ridículo.

   Esa es la gran incertidumbre. ¿Serán capaces de mantener la línea que han mostrado en la Liguilla, con tres muy buenos juegos hasta ahora (los dos contra Pumas y el de anoche)… O terminarán sucumbiendo ante sus propias ansias?

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo