A balón parado

No hay escapatoria, ni derrumbe anticipado

Al término de la fecha 6, que se jugará este fin de semana, ninguno de los cuatro equipos que pelean por no descender terminará por salvarse. Ni siquiera el Veracruz imaginando que fuera capaz de ganarle la tarde del domingo a las Chivas en el Omnilife.

El descenso se definirá hasta las últimas jornadas y estoy casi seguro involucrará de principio a fin a las Chivas, al Veracruz, al Puebla y a los Leones Negros.

No hay escapatoria posible antes. Ni derrumbe precipitado.

Pareciera hoy que son los Leones Negros el equipo que peor camina, con dos derrotas consecutivas. Pero los dirigidos por Alfonso Sosa, se sabe ya, en cuanto obtengan un triunfo subirán de forma sustancial.

Pareciera también que el Veracruz es el que mejor transita este recorrido, con un muy buen desempeño de sus refuerzos foráneos y con una dirección técnica muy atinada por parte de Carlos Reinoso. Pero es cierto también que les falta por enfrentar a rivales muy complicados.

El Puebla puede ser catalogado el segundo rival más débil, pero hasta el momento ha tenido un comportamiento absolutamente digno, dando pelea en todos sus partidos.

En el caso de las Chivas todos coinciden en que revisando su plantilla (más la historia que el momento de cada jugador), no tendrían rival. Pero la historia no juega y si José Manuel de la Torre no consigue que su ofensiva carbure y meta goles, seguirán sufriendo como nunca lo han hecho.

Habrá drama garantizado hasta el final, eso es lo que importa. Y no está nada mal en un ambiente que depende de las emociones que este factor esté presente durante todas estas semanas.

El arbitraje continuará siendo la comidilla de todos y la tensión y presión que sentirán los silbantes seleccionados para actuar en estos partidos, estará fuera de orden.

Yo creo que el Veracruz es el que más posibilidades tiene de crecer en su juego y luego a los otros tres los veo muy estancados, casi sin posibilidades de crecer.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo