A balón parado

¿Un entrenador por consenso o un entrenador por votación?

Si los acontecimientos se registran como nos los cuenta Jorge Vergara, será muy complicado que la próxima semana se conozca al sustituto de Miguel Herrera al frente de la selección mexicana de futbol.

El propietario de las Chivas, siempre influyente en estos temas, le contó ayer por la tarde a nuestra reportera Minelli Atayde, que él propondrá a su candidato, “que viene de Europa”, en reunión con fecha por definir la semana que entra (la del 17 al 21 de agosto).

Si esa va a ser la dinámica, la de que cada quien o algunos de los propietarios presenten a su candidato, habría entonces que imaginar una votación… Determinado el ganador se daría paso a la negociación con él que no necesariamente tendría que ser expedita.

Establecido el acuerdo, hay que correr los tiempos y formas de lo que sería la llegada y presentación, así se trate de un entrenador del medio nacional o hasta de un interino. Esto, si todo sale bien, podría ocurrir la última semana de agosto (la del 24 al 28).

La selección nacional tiene que jugar el viernes 4 de septiembre contra Trinidad y Tobago; y el martes 8 de septiembre, contra el representativo de Argentina.

Todo demasiado encimado.

Miguel Herrera fue despedido el martes 28 de julio, dos días después de que ganara la Copa Oro, ante Jamaica, en Filadelfia. Si se aplican las fechas del escenario que estoy aquí planteando, habría pasado un mes. Mucho tiempo para lo apretado que resulta el calendario. La selección jugará el sábado 10 de octubre, en Pasadena, contra Estados Unidos para definir al representante de la Concacaf en la Copa Confederaciones del 2017. Y en noviembre arranca la eliminatoria rumbo a Rusia 2018.

   Quienes defienden la opción del entrenador interino ¿cómo para cuándo creen que tendría que designarse al entrenador definitivo? ¿En enero o febrero del 2016? 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo