A balón parado

Aunque se enojen, esta es la simple verdad del caso “Chivas TV”

No han dejado de llegarme comentarios sobre la columna que publiqué en este espacio el viernes pasado, a la que titulé: “Un día triste para el aficionado Chiva”.

La mayoría de quienes me escriben lo hacen para decirme que el anuncio de que el equipo de futbol más popular del país ya no será transmitido por Televisa, ni por ninguna otra señal de televisión abierta, no es un día triste para ellos, sino todo lo contrario.

Señalan que estaban hartos de que la televisora citada les impusiera y cambiara horarios. Mencionan que no les gustaban los cronistas y comentaristas que habitualmente se asignaban a sus partidos. Dicen que Televisa no le daba al equipo una cobertura adecuada de sus actividades. Y así otros argumentos varios.

Me observan también esos atentos lectores que los partidos de las Chivas solo podían ser vistos en el área metropolitana de Guadalajara a través del Pago por Evento, como sucede en otras plazas, como Monterrey.

Para algunos o muchos aficionados de los rojiblancos es materia de festejo que los partidos de su equipo no sean transmitidos por Televisa.

El asunto del que no hablan fue el centro mismo de mi columna de ese viernes. Habrá millones de aficionados en todo el país que se quedarán sin ver esos juegos o tendrán que pagar, lo que no pagan ahora, por verlos.

Aunque vendrán semanas en las que todavía puede haber acuerdos que modifiquen el actual estado de cosas, al día de hoy para ver a las Chivas en el próximo torneo, los aficionados tendrán que hacerlo por internet o asistiendo a cines. Es decir, tendrán que pagar. Aun cuando Jorge Vergara se arreglara con otras cadenas de televisión, los aficionados tendrán que abonarse a ellas y quizá hasta pagar un sobreprecio.

Todo pues está muy bien en el campo del orgullo y de la dignidad y de lo que más quieran. Pero millones de aficionados a las Chivas que antes no pagaban, ahora tendrán que hacerlo. Esa es la simple conclusión de esta historia. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo