A balón parado

Las pestilentes manzanas podridas arbitrales

Sería bueno saber qué hizo de positivo Edgardo Codesal en esta su última etapa al frente de los árbitros. No registro absolutamente nada.

Dos años después de que se encaramara al frente de un movimiento de árbitros veteranos que se empeñaron en imponerlo como “asesor técnico”, se va “renunciando”, intentando ocultar con este término el incuestionable hecho de que esos mismos señores que lo pusieron ahora reclamaron su salida.

Conclusión. Dolorosa conclusión habría que agregar: La Federación Mexicana de Futbol se deja chantajear por una serie de empleados ineficaces pues si algo genera vergüenza cada fin de semana, es precisamente su desempeño.

Los árbitros ponen y quitan a sus “directores técnicos” cada que se les pega la gana.

No acabó con esto en estos últimos dos años, pese a su incuestionable legitimidad (pues no sólo fue un árbitro, sino fue un muy buen árbitro), el señor Codesal.

Entiendo el papel que juega Héctor González Iñárritu, el formal presidente de la Comisión de Arbitraje. Pero queda claro que tiene una gran cantidad de manzanas podridas bajo su responsabilidad. ¿Qué se puede hacer de fructífero con esta gente?

Al final de cuentas la grilla que satura a este sector del futbol mexicano ha propiciado no sólo que no se mejore en nada el desempeño, sino que este descienda en el campo de la calidad requerida.

Además de quitar a Codesal, o el de propiciar su renuncia, que ya da lo mismo, los árbitros se dieron el lujo también de enlistar al sucesor del defenestrado dirigente.

Se dice que postularon a Mauricio Morales, Armando Archundia y a Marco Antonio Rodríguez…. Pero ahora la guerra entre varios sectores consiste en ver quién se queda y quién no entra.

Que tonta manera de perder el tiempo. Ojalá la tecnología que está emplazada a utilizarse ya en unos cuantos meses en el futbol mexicano no sólo se emplee para revisar jugadas polémicas… Ojalá fabrique robots completos que hagan que estos grillos profesionales se queden en su casa los fines de semana. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo