A balón parado

El doble arbitraje tendrá que seguir

Queda claro que de aquí a que Edgardo Codesal logre que se note una mejora en el trabajo de los árbitros, la Comisión Disciplinaria tendrá que actuar para enmendarle la plana cada que sus muchachos se equivoquen de forma flagrante y escandalosa.

   Hay que esperar cada semana entonces de esa Comisión Disciplinaria, que preside el ex jugador Eugenio Rivas, la publicación o difusión de los criterios de los que se servirán para seleccionar las jugadas que deben ser examinadas con lupa con el fin de aplicar la justicia que no pudo otorgarse durante el tiempo que duró el partido.

   Tan solo del enfrentamiento que abrió la Jornada 5 el viernes pasado, ese que jugaron en el Estadio Morelos, el Morelia y el América, habría de menos tres acciones en las que el árbitro debió haber expulsado a jugadores que terminaron muy campantes el partido. Por supuesto, Darwin Quintero quien dio una patada en el estómago a un caído en el césped Marco Antonio Palacios.

   La otra es la barrida por detrás del lateral Daniel Arriola que terminó lesionando seriamente al ecuatoriano Michael Arroyo.

   Y una más, la plancha descarada de Rubens Sambueza sobre Jorge Zárate.

   Esto tan sólo en un partido. ¿Y se hará algo contra el portero de los Gallos Blancos, el brasileño Tiago Volpi, que al arrancar apenas el partido dio tremenda patada voladora al atacante Furch, del Veracruz?

   En fin, casi en cada uno de los 9 partidos se podrían extraer jugadas mal sancionadas, en las que se quiso engañar al árbitro o de plano este se hizo el desentendido. Pero ahí están las cámaras de televisión que delatan todo y a todos.

Me parece que decidir, como decidieron, sólo castigar a Darwin Quintero, y con dos partidos de suspensión nada más, es todo un mensaje de que piensan abandonar este doble arbitraje tan polémico, muy pronto.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo