A balón parado

La disciplina más allá de los 23 llamados

La Dirección de Selecciones Nacionales asegura que los siete jugadores que quedaron como reservistas para el Mundial de Brasil, recibieron un documento en donde se les explica qué tipo de actividades físicas no pueden dejar de realizar, así como los cuidados que deben tener en alimentación ante un hipotético llamado al Tri.

Así lo reconoció Miguel Ángel Ponce, el reservista llamado para sustituir a Juan Carlos Medina, cuando llegó a la Ciudad de México la tarde del martes pasado para integrarse a la concentración que mantiene el Tri en el Centro de Alto Rendimiento.

   El problema es que fue el propio jugador el que reconoció también haber ingerido unos “tacos en Tijuana”, lo que lo diferencia del resto de sus compañeros a los que se les ha impedido el consumo de carne para evitar el riesgo de dar positivo por clembuterol en una prueba antidoping.

Cuando menos Ponce ha actuado con absoluta transparencia y su relato, en tiempos en los que no se puede descuidar ningún detalle de este tipo, ayudará a completar su expediente y a que lo tengan en observación pues son 4 días los que se requieren para que el cuerpo elimine cualquier residuo de la sustancia prohibida por la FIFA.

El tema ahora es ver de qué manera se pueden asegurar en la selección que jugadores como Moisés Muñoz, Juan Carlos Valenzuela, Javier Aquino, Aldo de Nigris, Jesús Escoboza y Javier Aquino estén cumpliendo a cabalidad con lo que se les pidió.

Hay quien se ha llegado a preguntar si no hubiera sido o si no sería mejor mantenerlos también concentrados cuando menos hasta el día en el que se entregue el listado de 23 de forma oficial.

Yo no creo que se deba llegar a tanto, pero sí habría que tener testimonio de que los seis reservistas que quedan están realmente cuidándose. La selección que dirige Miguel Herrera va a enfrentar una exigente seguidilla de partidos de preparación que arrancan el 28 de mayo en el Azteca ante Israel y sigue con encuentros en Dallas, Chicago y Boston. Mejor tomar precauciones.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo