A balón parado

Cuando a la dignidad, le falta la inteligencia

¿En qué momento reconocerá Alan Pulido, o si no él las diversas gentes que lo han aconsejado en los últimos meses, que ha sido un terrible error haber decidido romper relaciones con la directiva de los Tigres, de la forma en la que lo hicieron?

Puedo entender su inconformidad con un entrenador que no le daba las oportunidades de ser titular que sus condiciones futbolísticas merecían.

También puedo aceptar que su contrato no era el adecuado o que inclusive habría dudas fundamentadas sobre su validez.

Pero concluir bajo un cuadro que cuando menos ameritaba una investigación y la participación de terceros como jueces, que lo mejor era rebelarse, abandonar el equipo, reclamar y ejecutar su libertad contractual. Eso es otra cosa.

Y meses después de que unilateralmente decidiera abandonar a los Tigres, aquí están las consecuencias.

La Federación Mexicana de Futbol le dio la razón al club Tigres, dando por legal el contrato que documenta que los derechos sobre Alan son de este club hasta mediados del 2016.

El jugador, un más que prometedor delantero que con méritos propios logró colarse en la lista de 23 jugadores que llevó Miguel Herrera al Mundial de Brasil, no ha vuelto a jugar. Y, consecuentemente, la selección nacional se olvidó de él.

Pero lo más importante, ningún equipo del futbol europeo se ha interesado realmente en sus servicios, por lo que no ha tenido un real sustento para volver fructífera su estrategia de irse en escapada.

Ahora resulta que el equipo que quiere a Pulido, a costo cero por supuesto, es el Levadiakos. Llegaría en calidad de cedido pues el equipo que lo quiere es el Olympiakos.

El jugador está a la espera de un “transfer provisional” que emita FIFA dado que la resolución de su diferendo con Tigres está bajo estudio del TAS.

Pero bueno, nadie me quita de la cabeza de que si Pulido hubiera actuado de una mejor manera hoy seguiría siendo seleccionado y estaría cerca de un equipo mucho más atractivo.   

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo