A balón parado

La diferencia entre 150 mil y 5 o 10 millones

Este es mi cuarto escrito sobre Chivas TV. He hablado ya de que la decisión de Jorge Vergara de romper con Televisa, la empresa que le transmitía sus partidos de local, ha afectado y afectará a una enorme mayoría de aficionados al Guadalajara, que hasta antes de esta medida no tenían más que ponerle a un canal en su televisión para ver los juegos de su equipo.

Este argumento es tan irrefutable que quienes simpatizan con la creación de Chivas TV prefieren darle la vuelta.

A esos millones de aficionados que no pagaban por ver a sus Chivas, nadie les podrá decir que no están siendo afectados.

Y este argumento permanecerá durante todo lo que dure esta historia. Todo lo demás que se diga es hacerse un poco tontos.

Según los cálculos más optimistas, el partido en el que las Chivas le ganaron la Súper Copa al Veracruz, la tarde del domingo en Carson, California, fue adquirido por unas 150 mil personas. ¿En cuántos hogares lo hubieran visto por televisión abierta? ¿5 o 10 millones?

Hay un abismo entre una y otra cifra.

Ahora, si lo que se quiere es festejar que la señal que recibieron por internet los aficionados que compraron el partido, no se alteró o no se cayó, bueno, pues que se festeje.

Ojalá la directiva del Guadalajara haga públicas de forma oficial las cifras de quienes acceden a sus partidos. Y que nos diga también cuáles son sus expectativas en este mercado y con este producto.

Creo que no hay punto de comparación entre poder ver a Chivas en televisión abierta (cualquiera que sea el canal, no necesariamente tiene que ser Televisa) o en televisión por cable (Fox Sports, ESPN o TVC); que el solo poder verlas por internet a través de una aplicación por la que hay que pagar casi como si se fuera al estadio.

Este es el tema central. Y creo, por lo demás, que ahí es en donde está el negocio para su dueño. Los patrocinadores pagarán más si saben que sus marcas llegarán al mayor público posible.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo