A balón parado

El derecho de Televisión Azteca

Termino mi serie sobre la multipropiedad con este escrito. Como lo he dicho ya, no es desde una perspectiva moral como se está moviendo este asunto tan sensible en los medios. Es desde una lógica empresarial, de absoluta competencia.

Entiendo a Televisa y a Televisión Azteca, que al lado de otras empresas muy bien identificadas (las cementeras Cruz Azul y Cemex, la Omnilife de Jorge Vergara, Grupo Modelo y muchas otras grandes compañías), han sostenido este negocio durante muchísimos años.

Aun a costa de pérdidas financieras perfectamente documentables y manteniendo un inatacable compromiso social. Ahí han estado durante muchos años como para no reconocerles lo bueno que han aportado.

Entiendo también pues, sin ningún problema, que las dos principales televisoras de este país cuiden e intenten regular quién o quiénes, y por qué, se quieren meter en su negocio.

La posición que desde la presidencia de la Liga MX hicieron pública en mayo pasado obedece al interés de que Grupo Carso, sí, el de Carlos Slim, no termine por meterse al grado de disputarles la preponderancia en ese negocio. Quien diga otra cosa simplemente no entiende nada.

Creo que se equivocaron. Creo que quienes signaron ese acuerdo en contra de la multipropiedad se aceleraron, vieron demasiados moros con tranchetes. Y ahora son un poco víctimas de esa decisión mal tomada.

Pero es cierto que la realidad económica de nuestro futbol, tan precaria en muchos clubes, justifica plenamente una intervención como la que hizo Televisión Azteca al comprar al Atlas. Estoy seguro, escuchando a extraordinarios directivos como Gustavo Guzmán Sepúlveda (encargado del futbol en la empresa propiedad de Ricardo Salinas Pliego), que no les ganó un afán concentrador, sino el punto muy legítimo de cuidar su negocio de la irrupción de dinero no sólo extraño, sino cuestionable.

Como quiera que sea, tendrán que dar un paso al frente y resolver de la mejor manera para sus intereses lo que hoy es una contradicción.  

http://twitter.com/rocampo