A balón parado

Más que los que están dentro, los que se quedaron fuera

Miguel Herrera admite que tiene claro, a cinco meses de que arranque el Mundial, qué jugadores deberían integrar su selección. Quizá no a los 11 titulares, pero sí el sistema de juego en la que éstos tendrán que encajar y acomodarse.

Es una lástima que Miguel no pueda concentrarse ya con esos 30 o 25 jugadores, de los que saldría el listado final de 23. Sería algo muy importante para dominar un estilo y buscar una compenetración que pudiera convertir al Tri en un equipo verdaderamente competitivo y con posibilidades de avanzar más allá del quinto partido.

Recuerdo que hace algunos años alguien llegó a proponer (no había casi futbolistas mexicanos jugando en Europa, ni tantos extranjeros naturalizados), que la selección se convirtiera en un equipo más de la Liga y jugara todo un torneo (de los largos). Nunca se hizo, pero siempre me ha sonado atractivo. Hoy no sé si la propia FIFA, tan intervencionista, lo permitiría.

Y la verdad es que ninguna selección, de ningún país, puede hacer esto.

Pero bueno, dejemos los sueños y veamos el día a día del equipo nacional. Miguel Herrera dio a conocer su primera lista, quizá la única que le permitirá experimentar, en este caso el próximo miércoles contra Corea del Sur, en San Antonio. Llamó a Diego Reyes, pese a que no es titular con el Porto de Portugal.

Y sin embargo, la nota pasa no por los que llamó, sino por los que dejó fuera y difícilmente va a volver a contemplar. Como Gerardo Torrado, el contención de Cruz Azul. Cuestionado al respecto, el Piojo elogia la trayectoria de Gerardo, pero no tiene empacho en decir que éste no tiene la dinámica que exige su sistema. Habría que empezar a borrarlo, como también lo hizo Miguel con Christian Chaco Giménez, el argentino naturalizado incluido por el Chepo de la Torre y Víctor Manuel Vucetich.  

http://twitter.com/rocampo