A balón parado

No dejo de lamentar que se pudo haber ido a Río, más fuertes

Se esperaba que la selección Sub 23 llevara como refuerzos a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro a tres jugadores que al final no quedaron en la lista dada a conocer ayer por el entrenador Raúl Potro Gutiérrez.

Son, como se sabe, el delantero del Benfica, Raúl Jiménez y el volante del PSV, Andrés Guardado. Pero hay uno más, quizá el más importante: Jesús Tecatito Corona, quien juega para el Porto.

Aquí tampoco la Dirección de Selecciones Nacionales, al parecer, hizo las cosas como debía. En principio, el habilidoso jugador ex de los Rayados del Monterrey, dijo que quería jugar tanto la Copa América Centenario como el torneo olímpico que se celebrará en poco menos de un mes.

Sirva este apunte solo para ilustrar y documentar que la selección mexicana que irá a defender el mayor título conseguido en la historia del futbol mexicano, lo hará sin el cuadro ideal que se había concebido.

Ahora la pregunta es si este listado de 18 jugadores que dio a conocer El Potro la tarde de ayer, tendrá la capacidad y el tiempo para adaptarse y presentar un equipo realmente competitivo.

Sinceramente hoy no le veo ni pies ni cabeza a este equipo. Ha hecho tantos movimientos y pruebas el entrenador en los últimos meses que ya no sé ni quiénes son titulares ni quiénes los suplentes. Conviene recordar, por lo demás, que el Comité Organizador de los Juegos solo permitió la inscripción de 18 jugadores. Es decir, los 11 titulares y siete suplentes. Una medida ridícula pues estos equipos no podrán ensayar el típico interescuadras que enfrenta a 11 contra 11 en un entrenamiento.

Esto ha sido así desde hace mucho tiempo, los entrenadores se adaptan, pero hay que destacarlo nuevamente pues si algo faltará al Tri olímpico es tiempo de ensayos.

Hay que ver cómo vienen los rivales en estos mismos campos y no empezar a fabricar escenarios negativos, en eso estoy de acuerdo. Pero no dejo de lamentar que se pudo haber ido a Brasil con un mejor equipo.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo