A balón parado

Hay que decirlo: si no vienen es por su mal desempeño

La lista definitiva de los jugadores con los que la selección mexicana de futbol enfrentará los duelos del repechaje mundialista contra Nueva Zelanda, se dará a conocer el próximo sábado.

No hay demasiado misterio al respecto. Menos ahora que se ha confirmado que no se llamará a ninguno de los futbolistas que juegan en equipos europeos. Ni el <em>Chicharito</em> ni Giovani ni Héctor Moreno son necesarios. Al final Miguel Herrera se la jugará con su base de jugadores del América y del León, más algunos muy escogidos de otros equipos, como Jesús Corona, Aldo de Nigris y, por supuesto, Oribe Peralta.

Y creo que hacen muy bien el <em>Piojo</em> y Ricardo Peláez en tomar esta decisión. Hay congruencia con lo que plantearon hace unos días que fueron presentados como responsables de rescatar un barco en serio riesgo de naufragar. Se trataba de aprovechar el ritmo del campeón y superlíder, al mismo tiempo que tomar lo mejor de los Panzas Verdes, un equipo muy elogiado por su buen desempeño ofensivo. Además, ambos equipos juegan de forma similar, con un parado táctico que toma como base dos carrileros y tres defensores centrales.

Un punto muy real que hace casi incuestionable esta medida es que los llamados “europeos” no hicieron ninguna diferencia a favor en el Hexagonal de la Concacaf. Para muchos inclusive, el desempeño de jugadores como Javier Hernández, sus errores vamos, llevaron al Tri a la penosa situación en la que se encuentra hoy.

Herrera ha dicho que no llama a las teóricas figuras del futbol mexicano no porque sean malos jugadores, por el contrario, los ha elogiado. Pero ha dicho que no cree que se puedan adaptar debido al desgaste de tantas horas de traslado.

Quien crea esto que lo acepte. La realidad es que ninguno de esos futbolistas se merece un nuevo llamado y son en gran medida los responsables de tanta precariedad de resultados y buen juego.  

twitter@rocampo