A balón parado

La paz de Tito Vilanova

Nada puede entristecer más al futbol, no sólo al barcelonismo, que la muerte de Tito Vilanova.

El entrenador que ayudó a Pep Guardiola a llevar al Barcelona a lo más alto y que luego lo relevó conquistando una liga con marcas históricas, no pudo ganarle al cáncer y tras una batalla de dos años, sucumbió.

Quedará la imagen de un tipo entrañable por su calma y sabiduría, por su talante tranquilo, por su don de gente y por el sufrimiento que enfrentó.
Quedará la imagen de un hombre que impactó positivamente a un club pero sobre todo a un mundo, como el del fútbol, a veces tan alejado de la paz que este hombre proyectó siempre.

La ausencia de Tito eso que importa ahora a los culés, no la casi segura sequía de campeonatos este año en un club que se acostumbró a ganarlo todo y además con gran estilo.

Hoy parte de ese gran estilo se ha alejado de ellos.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo