A balón parado

La basura oportunista contra Jémez

Puedo entender que el entrenador del Cruz Azul, Francisco Jémez, no le caiga bien a muchos. Tiene un carácter demasiado frontal para los usos y costumbres del futbol y la sociedad mexicana. Es también irascible y en algunos momentos puede ser hasta agresivo con quienes lo critican.

Puedo entender también que muchos otros aficionados al futbol, sean seguidores o no del equipo que dirige el director técnico español, simplemente no estén a gusto con el paso que lleva La Máquina con este hombre. Gente que sin importar su estilo personal, o hasta sintiéndose identificados con sus maneras, nada más no estén contentos con el nivel futbolístico que no le permite al Cruz Azul ser un equipo consistente en un tono ganador.

Lo que no puedo entender es que se malinterprete de forma deliberada y hasta alevosa su dicho durante la conferencia de prensa posterior al partido que su equipo perdió la tarde del sábado pasado, contra los Lobos BUAP.

Jémez dijo que su equipo “no era grande”…. Esto porque un reportero le preguntó al respecto. Decir que su equipo no es grande, no es ninguna mentira. Este Cruz Azul es incapaz de generar una racha de victorias. Está en posición de meterse a la Liguilla tras tres años de no hacerlo, pero no es una escuadra que ofrezca garantías. Que su entrenador lo reconozca es, en principio, para aplaudirlo.

¿En qué momento el señor Jémez habló de la historia del club para el que trabaja? Eso es lo que muchos han querido interpretar. Y es lo que creo que no se vale.

Jémez habló pocos minutos después de consumarse una derrota muy dolorosa. Dijo que era el peor partido de su equipo bajo su mando, un trabajo que ha desempeñado desde hace apenas menos de un año. No habló de la historia del club, hay que volver a decir esto. No se metió en ningún momento con algo en lo que él no estuviera involucrado.

Qué triste que se quiera descontextualizar una frase para golpear a alguien que solo quiere ejercer la autocritica. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo