A balón parado

Ojalá no les vayan a ganar a Paco Jémez

Lo primero que se requiere para reconstruir con éxito al Cruz Azul es unidad entre los personajes que toman decisiones en este equipo. Si cada quien de los que pesan a la hora de decidir qué camino tomar opinan diferente, menudo nuevo torneo problemático se estará fabricando.

Hasta donde he podido averiguar hay cuando menos dos sectores de influencia y si bien todos al final se plegan a lo que ordene Guillermo Álvarez Cuevas, eso no significa que se constituya la plena comunión consustancial a todo proyecto deportivo exitoso.

Y por supuesto que me parece muy normal que en una situación como la que vive el equipo propiedad de la cooperativa cementera, fuera de la Liguilla por quinto torneo consecutivo, se registren diversas opiniones… Pero éstas no pueden ser tan variadas.

En el tema de encontrar al nuevo entrenador de La Máquina, hay quienes han planteado traer a Javier Aguirre (pese a que éste ha dicho en varias ocasiones que no le interesa regresar al futbol mexicano como director técnico) y otros quedarse con el novel Joaquín Moreno, quien se quedó como interino tras la renuncia de Tomás Boy.

No se pueden tener criterios tan dispares.

Creo que para fortuna del Cruz Azul alguien puso en la mesa el nombre de un notable entrenador español: Paco Jémez… No les podría pasar nada mejor.

Paco dirigió de forma destacada al modesto Rayo Vallecano y lo mantuvo, contra todo pronóstico en la primera división exhibiendo un estilo de juego agradable y ofensivo, cargado de un ímpetu espectacular. El mismísimo carácter de Jémez, por lo demás. En entrevista con el reportero de La Afición, Eduardo Espinosa, el español reconoció que hubo contactos, hace ya tres semanas con Eduardo de la Torre, quien tiene a su cargo el proyecto deportivo cruzazulino. Pero todo se quedó en suspenso.

Lo mejor que puede pasar en este equipo es que se acaben las dudas. Jémez es una extraordinaria opción. Ojalá no se las vayan a ganar.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo