A balón parado

El costoso “puuuuuuuto”, Multas y multas… Y lo que viene

Al paso que vamos los fuertes ingresos o utilidades que recibe la Federación Mexicana de Futbol por los partidos moleros que se juegan en ciudades de Estados Unidos, van a alcanzar nada más para pagar las multas que la FIFA le impone por los reiterados gritos de “puuuuuto” que la mayoría de los aficionados presentes en la tribuna insisten en hacer.

Ese dinero que tan fresco y radiante iba a parar, se supone, a fortalecer el proceso de preparación de las selecciones menores o femeniles, va a tener que destinarse a este efecto.

Y es que no hay forma de asegurar que el grito homofóbico va a dejar de proferirse en cuanto partido protagonice la selección mexicana de futbol. Y como tampoco se ve que la Comisión Disciplinaria de la FIFA esté dispuesta a avanzar en la siguiente etapa de la sanción, que sería la imposición de jugar partidos de local a puerta cerrada o sin público o, lo que sería mucho más drástico, en la quita o reducción de puntos en una competición crucial como el Hexagonal clasificatorio al mundial de Rusia 2018.

No estaría de más saber con precisión de dónde se obtendrán los recursos para pagar esas multas y, sobre todo, cuándo y cómo se pagan.

El tema de fondo, como sea, sigue girando en torno a la incapacidad de la FMF para convencer a esos miles o hasta millones de aficionados que no ven problema alguno en gritar el “puuuuuuuto”, en que tienen que dejarlo de gritar.

Lo he escrito en este espacio de forma reiterada: esto dejó de ser un chiste ya. Pero no va a entenderse hasta que la FMF misma deje la ambigüedad con la que ha encarado el tema y hasta que la misma FIFA decida aplicar sanciones mucho más severas.

Mientras pues a pagar y a pagar y a pagar. Por ahora fueron casi 600 mil pesos que forzosamente a alguien o a algo le van a hacer falta. Imagínense si la FIFA decidiera extender esta medida y sanción a los partidos de la Liga Mx.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo