A balón parado

El coraje de Caixinha, exhibió al "Tuca" y al "Chepo"

Es elogiable el futbol que desplegó el Santos Laguna ayer por la tarde-noche en el Estadio Omnilife de Guadalajara. Le ganaron a las Chivas, y las eliminaron de la Liguilla, porque así se lo propusieron. Los de Pedro Caixinha fueron desde el arranque ambiciosos, arriesgados, ofensivos… Precisos, contundentes y geniales a la hora de definir, también.

Los laguneros sabían perfectamente que si hacían un gol de visitante le pondrían al rival las cosas de forma muy complicada… Pero que si hacían dos o tres se situarían de forma irremediable en la Final del futbol mexicano.

Pero por favor, con toda su experiencia e historia de éxitos en fases finales, que alguien le de un curso a José Manuel Chepo de la Torre de cómo se tiene que jugar una serie de estas dimensiones.

Queda por encima de todo que el entrenador de las Chivas perdió la semifinal. ¿Cómo puede ser posible que haya olvidado el curso que le había salido muy bien apenas unos días antes cuando eliminaron al Atlas siendo arriesgados y valientes de visitantes?

Tendría que haber una autocrítica honesta por parte del Chepo. Debió haber buscado goles en Torreón y no apostarle al cero a cero con la intención de ultimar todo como locales. Eso no va más en el futbol mexicano. Hace rato que este mensaje ha cobrado vida como para que no esté suficientemente entendido.

Pero además de esto, Caixinha demostró estar mejor capacitado para preparar mentalmente a sus jugadores para sostener una batalla. En eso también se tornan los juegos de Liguilla.

Los de Chivas fueron pasivos, querían ganar casi sólo con el nombre, seguramente esperanzados a una nueva aparición genial de Marco Fabián. Los del Santos corrieron y se entregaron, además de exponer su mejor futbol, desde el extraordinario portero Marchesín, hasta el atacante Tavares, pasando por Néstor Calderón.

El coraje de Caixinha exhibió primero los miedos del Tuca al frente de sus Tigres… Y ahora los del Chepo.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo