A balón parado

¿Con qué van a elogiar a Osorio ahora?

Pues no alcanzó ni para llegar a la Final de la Copa Oro. Dirá ahora Juan Carlos Osorio (secundado por sus admiradores que lideran Decio de María y Guillermo Cantú), que eran otros los objetivos que se buscaban en este torneo que solo sirve para enriquecer a sus organizadores.

Pero no alcanzó a distinguir cuáles.

Dijo el colombiano días atrás que en este grupo alternativo que llamó para encarar el torneo de selecciones de la Concacaf habría que apreciar a la “nueva generación” del futbol mexicano. Nadie le cuestionó en esa conferencia de prensa si se refería a un Jesús Corona, Moisés Muñoz, Jair Pereira, Hugo Ayala, Jesús Molina, Jesús Dueñas, Elías Hernández o Ángel Sepúlveda… Todos jugadores con un amplio recorrido ya. Definitivamente no mejores que los inabordables “europeos”.

Bueno, pues los arriba citados jugaron un rol protagónico en el equipo que fue eliminado anoche en el Rose Bowl de Pasadena, por la selección B de Jamaica. Así que una apuesta decidida y clara por los jóvenes como que tampoco pareció.

Seguro Osorio se refería a Jesús Gallardo, Edson Álvarez, Orbelín Pineda, Rodolfo Pizarro, Érick Gutiérrez o Hedgardo Marín… Bueno, pues estos nuevos rostros no pesaron y se llevan a cuestas de lomo una tremenda frustración.

Se ha empeñado también en señalar el verborreico entrenado, en estas últimas semanas, que de este grupo pueden o deberán salir algunos elementos que integrarán la selección en el Mundial de Rusia del 2018 (en el que México tiene ya casi su sitio asegurado).

Hay que recordarle a Osorio, a Decio, a Cantú, que el futbol es de resultados. Hace poco más de un año la selección quedó ridiculizada al ser echada por una goleada de la Copa América del Centenario. En la pasada Copa Confederaciones se volvió a caer ante la selección B de Alemania… Ahora se quedan en semifinales en la Copa de Oro.

¿De verdad lo único que se le va a exigir a Osorio es clasificar al Mundial? 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo