A balón parado

No hay mejores estadios que estos tres

Con la formalización de las candidaturas de la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara para ser sedes de la Copa del Mundo de futbol del 2026, tiene poco sentido ya intentar generar un debate sobre los criterios que tomó la FMF para postular y descartar ciudades y estadios.

Todos los interesados y conocedores en el tema sabían que el margen de maniobra de los directivos mexicanos era prácticamente nulo. Al menos para mí, es una enorme ganancia que México esté siendo considerado para ser, por tercera vez en la historia, sede de una competencia de este nivel.

El comité que se ha puesto a trabajar para perfilar la participación de nuestro país seleccionó con criterios muy sencillos, casi inapelables: las tres ciudades más grandes o importantes del país y los tres mejores estadios, modernos o modernizados, y con la mayor capacidad para aficionados.

¿A qué otra ciudad o a que otro estadio se debió haber postulado?

Sobre todo cuando se sabe que la participación mexicana en este mundial gigante iba a ser casi simbólica. Ha quedado muy claro que quien lleva la batuta y el rol principalísimo es la US Soccer. Los canadienses, también involucrados en esta candidatura tripartita, tendrán el mismo rol secundario de los mexicanos.

Creo que en México se debe cerrar bien y rápido este caso y asumir que de ese Mundial, si es que la FIFA le otorga a la Concacaf la sede (lo que parece muy factible), los partidos que nos toquen tienen que ser bienvenidos.

No tiene en estos momentos el futbol mexicano tres mejores estadios que los de Chivas, América y Rayados de Monterrey.

Es una lástima que a nueve años de que se lleve a cabo este Mundial no haya incentivo alguno para que ningún otro club o ninguna otra ciudad construya las condiciones para ser considerada. La verdad es que fuera de lo que pueden construir los poderosos Tigres o por ahí en una de esas el Cruz Azul, no veo quién más pueda aspirar. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo