A balón parado

Esperemos hasta el jueves para elogiar a Osorio y su grupo

No nos va a pasar nada, ni a aficionados y críticos, si sabemos aguantar elogios y reconocimientos hasta que se sepa el resultado del duelo que la selección mexicana de futbol sostendrá el próximo jueves contra su similar de Alemania.

No importa que el equipo campeón del mundo haya decidido competir en la Copa Confederaciones que se lleva a cabo en Rusia, con un plantel B o alternativo. Una hipotética victoria de los dirigidos por Juan Carlos Osorio los situaría en la final de este torneo, antesala de la Copa del Mundo. Y ello tendría que verse como una gran noticia.

Pero hay que esperar, insisto. No falta ya mucho.

Mientras ese momento llega prefiero seguir en la crítica. Se le ganó a Rusia el pasado sábado de forma meritoria, esto es indudable. El equipo nacional supo reponerse por tercera ocasión consecutiva a un marcador adverso. Se supo tener la pelota y desesperar a un rival impetuoso y motivado que contó con el apoyo incondicional de su tribuna. Se tuvo el mérito también de anotar en cuando menos dos ocasiones… Nada de esto puede ocultarse, ni soslayarse.

No puede ocultarse, sin embargo, la debilidad defensiva de la selección. Un equipo con mejores recursos ofensivos que los que tienen los rusos, los hubiera hecho pedazos en el primer tiempo. Tampoco puede dejar de observarse las grandes dificultades exhibidas para acercarse con claridad y consistencia ante la portería de los locales… El gol del triunfo, el que anotó Hirving Lozano, fue producto de un largo pelotazo y de una valentía del tamaño de todo el estadio del ahora jugador del PSV de Holanda.

Este equipo de Juan Carlos Osorio ya hizo el ridículo hace un año, cuando teniendo todo a su favor fue echado por goleada de la Copa América Centenario. Un torneo en el que era local.

Los alemanes que dirige Joachim Löw son jóvenes, son suplentes habituales en la selección o de plano ni siquiera son llamados… Pero juegan cada vez mejor en esta Copa. Tienen talento, velocidad, efectividad.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo