A balón parado

Un contrato que no debe provocar llantos

Hay varios puntos que vale la pena aclarar en torno al contrato que firman las televisoras para quedarse con los derechos de la selección mexicana de futbol y su participación en las Copas del Mundo.

El primero es que al no ser la Federación Mexicana de Futbol un ente gubernamental, no está obligada a abrir un concurso para seleccionar a la o las empresas con las cuales cerrarán una negociación.

Esto viene a cuento aclararlo porque mucho de lo que se ha dicho en las últimas horas trae esta carga.

Lo que sé es que un comité independiente a la estructura de la FMF, formado por dueños de equipos de la Liga Mx, ha estado negociando los últimos cuatro meses con Televisa y Televisión Azteca. Y, efectivamente, han llegado a un acuerdo que se formalizará en las próximas horas.

Entiendo que este acuerdo no es por los próximos 16 años, sino por 8. Y que rondará los 100 millones de dólares por cada uno de los dos mundiales.

Todo lo demás es especulación. Esto de que el contrato por cuatro años en realidad vale 200 millones de dólares y que alguien (han dicho que Decio de María, el presidente de la FMF), malbarató la negociación tendría que documentarse.

Es evidente que hay empresas televisoras que se han sentido dolidas por quedar fuera de la negociación. Pero empezando por ellos, sabían que ni Televisa ni Televisión Azteca (las empresas de medios que más le han invertido e invierten al futbol mexicano), iban a permitir que la selección nacional se les fuera de las manos.

Nada está descartado, por lo demás, en los nuevos esquemas de transmisión televisiva. Quizá estas empresas de televisión restringida o algunas otras de televisión abierta puedan acceder a estos derechos, pero tendría que ser comprándole a Televisa y a Televisión Azteca. Así funciona ya con los partidos de la Liga Mx.

Mañana viernes habrá una asamblea extraordinaria de los dueños de los equipos de la Liga Mx. Al final explicarán su negociación.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo