A balón parado

Las consecuencias y el por qué de la merecida goleada de París

Ha dejado de ser el Barcelona el mejor equipo de futbol del mundo. No le alcanza ya a la generación de brillantes jugadores que lo componen para contrarrestar la estrategia, las armas y el hambre de oponentes de la calidad de un París Saint Germain.

Este equipo, que ganó recientemente los títulos más importantes del futbol europeo con su actual entrenador, Luis Enrique, está prácticamente eliminado de la Champions League. Suena imposible que pueda remontar, pese a que actuará en su casa, el 4-0 que le impusieron los franceses el martes pasado.

Y en el torneo de Liga marcha en el segundo lugar un punto abajo del Real Madrid, pero éste tiene dos partidos pendientes lo que presupone hasta un cierre de torneo un tanto cómodo para ellos.

Es muy factible pues que los de Lionel Messi, Neymar, Luis Suárez yAndrés Iniesta terminen la temporada solo con el título de la asequible Copa del Rey, en cuya final ya están instalados para enfrentar al modesto Alavés.

Que el Barcelona esté enfrentando este cuadro, tan frustrante para todos sus seguidores tan acostumbrados a verlo ganar y a aplastar a los rivales, por supuesto que tiene razones explicables.

No se han sabido renovar en puntos fundamentales, como el medio campo y la defensa. Le han dado continuidad automática a figuras a las que les ha faltado más exigencia como Sergio Busquets... Y han traído jugadores, como el portugués André Gomes, que no están a la altura del reto.

A Messi, a Neymar, al mismo Luis Suárez les ha hecho falta sentir que tienen atrás a jugadores que los pueden sentar... Y Luis Enrique mismo ha sido superado en el armado táctico por entrenadores con menos soberbia y más horas y talento para estudiar su estilo.

Estamos presenciando las últimas semanas de lo que ha sido un equipo grandioso. El nuevo Barcelona seguramente no será tan exitoso como ha sido éste. Está en riesgo todo, aunque se digan intocables los valores del buen futbol de La Masía.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo