A balón parado

Los conflictos que sacuden a la selección del "Potro"

Pachuca y Chivas, dos de los principales proveedores de talento a las selecciones menores, estarán en la Liguilla, que arranca en 10 días.

Esto significa que Raúl Gutiérrez, el director técnico de la Selección Sub 23 que se prepara para defender la medalla olímpica en los juegos de Río de Janeiro, no podrá contar con ningún jugador de estos dos equipos en el tradicional torneo “Esperanzas de Toulon” (del 18 al 29 de mayo), pues se encimará con la fase final del futbol mexicano.

Este torneo resulta muy importante para medir el alcance de la selección pues participarán en él otras 9 representaciones de prestigio, a saber: la anfitriona Francia, más Inglaterra, Portugal, Japón, República Checa, Mali, Guinea, Paraguay y Bulgaria. (Japón y Portugal estarán en los próximos Juegos Olímpicos).

Puede sonar muy doloroso, ¿pero no tendrían Chivas y Pachuca que facilitar a sus jugadores prescindiendo de ellos en la Liguilla?

Como esto no va a suceder, y el Potro Gutiérrez terminará acudiendo a Toulon con jugadores secundarios, ¿no habría sido más congruente declinar la participación en este torneo este año, o en su defecto, acudir con una representación Sub 21?

Un conflicto parecido espera a la Sub 23 en las semanas previas al inicio del torneo olímpico, en agosto próximo. El nuevo torneo de Liga estará en pleno arranque y con eso de que no es obligación facilitar jugadores para este campeonato, no descarte usted que aparezca un propietario (como ya lo hizo Jorge Vergara) y diga que no presta a sus jugadores “pues no se trata de una fecha FIFA”.

Urge un mensaje claro por parte del presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Decio de María. ¿Qué tan importante es el proyecto de defensa del oro olímpico?

Si Toulon no es el torneo más importante para preparar a este equipo, ¿qué partidos le darán a Gutiérrez, en qué fechas, para que llegue con un equipo estupendamente preparado?  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo